/ sábado 31 de octubre de 2020

Deportillo

Pues ahora sí que ya no entendí. Por un lado, en San Luis Potosí se anuncia que en San Luis Potosí no habrá aficionados en los estadios, mientras que, por otra parte, en Mazatlán y Aguascalientes se dijo que ya habrá publico en sus estadios.

San Luis Potosí se encuentra actualmente en semáforo amarillo y aunque en un principio, cuando iniciaban todo esto de la semaforización por la Secretaría de Salud, se había dicho que, con semáforo rojo y semáforo naranja, se podían hacer partidos profesionales, pero sin público y ya con semáforo amarillo se podía permitir la entrada de aficionados, con un aforo del 50 por ciento.

Recientemente se lanzó otro comunicado en el que se avisaba que con semáforo amarillo tampoco se podía permitir la entrada de aficionados y esto sería hasta tener semáforo verde.

Ahora resulta que en Mazatlán y en Aguascalientes, que actualmente se encuentran con semáforo naranja, se va a permitir la entrada de aficionados, no muchos, pero de que habrá aficionados los habrá.

Hay que resaltar que Aguascalientes ya se encontraba con semáforo amarillo y dados los nuevos contagios, los regresaron a semáforo naranja.

Tal vez, si la directiva del San Luis se pusiera a alegar, lograría que aquí en San Luis también se tuvieran aficionados en el juego contra Querétaro, pero también habrá que tomar en cuenta, que tanto se arriesga la salud de los aficionados, la salud de los jugadores, la salud de toda la población, pues si hay contagios, estos no serían únicamente entre las personas que estuvieron en el estadio, si no a quienes van a salir a contagiar.

Por el bien de todos, ojalá no suceda nada malo, pero lo que si hay que preguntarnos ¿valdrá la pena arriesgarse?

Pues ahora sí que ya no entendí. Por un lado, en San Luis Potosí se anuncia que en San Luis Potosí no habrá aficionados en los estadios, mientras que, por otra parte, en Mazatlán y Aguascalientes se dijo que ya habrá publico en sus estadios.

San Luis Potosí se encuentra actualmente en semáforo amarillo y aunque en un principio, cuando iniciaban todo esto de la semaforización por la Secretaría de Salud, se había dicho que, con semáforo rojo y semáforo naranja, se podían hacer partidos profesionales, pero sin público y ya con semáforo amarillo se podía permitir la entrada de aficionados, con un aforo del 50 por ciento.

Recientemente se lanzó otro comunicado en el que se avisaba que con semáforo amarillo tampoco se podía permitir la entrada de aficionados y esto sería hasta tener semáforo verde.

Ahora resulta que en Mazatlán y en Aguascalientes, que actualmente se encuentran con semáforo naranja, se va a permitir la entrada de aficionados, no muchos, pero de que habrá aficionados los habrá.

Hay que resaltar que Aguascalientes ya se encontraba con semáforo amarillo y dados los nuevos contagios, los regresaron a semáforo naranja.

Tal vez, si la directiva del San Luis se pusiera a alegar, lograría que aquí en San Luis también se tuvieran aficionados en el juego contra Querétaro, pero también habrá que tomar en cuenta, que tanto se arriesga la salud de los aficionados, la salud de los jugadores, la salud de toda la población, pues si hay contagios, estos no serían únicamente entre las personas que estuvieron en el estadio, si no a quienes van a salir a contagiar.

Por el bien de todos, ojalá no suceda nada malo, pero lo que si hay que preguntarnos ¿valdrá la pena arriesgarse?