/ viernes 21 de enero de 2022

Cristo es la respuesta


¿Qué hacer cuando Dios no hace lo que esperamos?

Daniel 3:1-30

En el capítulo 3 del Libro de Daniel, encontramos una historia donde tres varones llamados Sadrac, Mesac y Abed-Nego, quienes eran judíos y habían sido llevados como prisioneros a Babilonia para ser siervos del rey.

Ellos decidieron no postrarse ante una estatua de oro, la cual el rey Nabucodonosor había hecho; el mandato era que todo hombre al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música se postraran y adoraran, y el que no lo hiciera sería echado dentro de un horno de fuego ardiendo; cuando el rey se enteró de la decisión de estos tres hombres de no postrarse, , los llamó para preguntarles acerca de esto, y lo que ellos dieron por respuesta, es lo que deseo compartir en este artículo.

En Daniel 3:16 al 18 dice: “Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron y dijeron al rey Nabucodonosor: No necesitamos darte una respuesta acerca de este asunto. Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado”.

Primeramente, ellos le dicen al rey, que el Dios a quien ellos sirven les podía librar del horno de fuego ardiendo y de su mano también les libraría, que, por cierto fue lo que sucedió, que aunque fueron al horno de fuego, estando ahí, Dios los libró y sus vidas fueron preservadas de tal manera, que aun ni sus cabellos se quemaron y sus ropas, ni olor a fuego tenían; pero ellos también dijeron: “Y si no”, es decir, si no aconteciera lo que esperaban de parte de Dios, que no fueran librados y que fueran muertos en el horno, todavía serían fieles a Dios; todavía estarían con la firme convicción de no servir a sus dioses, ni tampoco adorar la estatua que había levantado.

La reflexión es la siguiente, cuántos de nosotros estamos dispuestos y solícitos para servir a Dios para adorarle cuando en nuestras vidas Él hace o lleva a cabo aquello que nosotros esperamos que haga, claro, eso anima, eso nos inspira y motiva a seguir adelante; pero, ¿si no hace lo que esperábamos?, y ¿si no sucede lo que nosotros pensábamos?, ¿cuál es nuestra reacción? La de Sadrac, Mesac y Abed-Nego que se mantuvieron firmes y adelante con su decisión, o permitimos que el desánimo, la tristeza, el dolor nos controlen y nos echamos para atrás.

La verdad es que Dios en ocasiones, si lleva a cabo eso que esperamos que Él haga, y gloria al Señor por ello; pero otras veces no va a suceder, es más, en ocasiones enfrentaremos la ruda realidad, toparemos con pared, y claro habrá desilusión, decepción, pero finalmente, ¿cómo vamos a responder? Dios quiera que nuestra reacción sea como esos tres varones, seguir firmes en nuestra convicción de confiar, servir y adorar solo a Dios.

Iglesia Bíblica Bautista de San Luis Potosí.

Calle Nube #560, Colonia Garita de Jalisco

Teléfono: 444-841-5387

Horarios: Domingo: 10:00 A.M. 12:00 P.M. Y 6:00 P.M.


¿Qué hacer cuando Dios no hace lo que esperamos?

Daniel 3:1-30

En el capítulo 3 del Libro de Daniel, encontramos una historia donde tres varones llamados Sadrac, Mesac y Abed-Nego, quienes eran judíos y habían sido llevados como prisioneros a Babilonia para ser siervos del rey.

Ellos decidieron no postrarse ante una estatua de oro, la cual el rey Nabucodonosor había hecho; el mandato era que todo hombre al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música se postraran y adoraran, y el que no lo hiciera sería echado dentro de un horno de fuego ardiendo; cuando el rey se enteró de la decisión de estos tres hombres de no postrarse, , los llamó para preguntarles acerca de esto, y lo que ellos dieron por respuesta, es lo que deseo compartir en este artículo.

En Daniel 3:16 al 18 dice: “Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron y dijeron al rey Nabucodonosor: No necesitamos darte una respuesta acerca de este asunto. Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado”.

Primeramente, ellos le dicen al rey, que el Dios a quien ellos sirven les podía librar del horno de fuego ardiendo y de su mano también les libraría, que, por cierto fue lo que sucedió, que aunque fueron al horno de fuego, estando ahí, Dios los libró y sus vidas fueron preservadas de tal manera, que aun ni sus cabellos se quemaron y sus ropas, ni olor a fuego tenían; pero ellos también dijeron: “Y si no”, es decir, si no aconteciera lo que esperaban de parte de Dios, que no fueran librados y que fueran muertos en el horno, todavía serían fieles a Dios; todavía estarían con la firme convicción de no servir a sus dioses, ni tampoco adorar la estatua que había levantado.

La reflexión es la siguiente, cuántos de nosotros estamos dispuestos y solícitos para servir a Dios para adorarle cuando en nuestras vidas Él hace o lleva a cabo aquello que nosotros esperamos que haga, claro, eso anima, eso nos inspira y motiva a seguir adelante; pero, ¿si no hace lo que esperábamos?, y ¿si no sucede lo que nosotros pensábamos?, ¿cuál es nuestra reacción? La de Sadrac, Mesac y Abed-Nego que se mantuvieron firmes y adelante con su decisión, o permitimos que el desánimo, la tristeza, el dolor nos controlen y nos echamos para atrás.

La verdad es que Dios en ocasiones, si lleva a cabo eso que esperamos que Él haga, y gloria al Señor por ello; pero otras veces no va a suceder, es más, en ocasiones enfrentaremos la ruda realidad, toparemos con pared, y claro habrá desilusión, decepción, pero finalmente, ¿cómo vamos a responder? Dios quiera que nuestra reacción sea como esos tres varones, seguir firmes en nuestra convicción de confiar, servir y adorar solo a Dios.

Iglesia Bíblica Bautista de San Luis Potosí.

Calle Nube #560, Colonia Garita de Jalisco

Teléfono: 444-841-5387

Horarios: Domingo: 10:00 A.M. 12:00 P.M. Y 6:00 P.M.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 09 de mayo de 2022

Opinión

Iglesia Bautista

viernes 06 de mayo de 2022

Iglesia Bautista

Iglesia Bautista

miércoles 04 de mayo de 2022

Opinión

Iglesia Bautista

viernes 29 de abril de 2022

Opinión Iglesia

Iglesia Bautista

martes 12 de abril de 2022

Opinión

Iglesia Bautista

Cargar Más