/ viernes 9 de abril de 2021

¡Cristo es la Respuesta!

El amor hace la diferencia

Génesis 29:18 al 20

En Génesis 29:18 al 20, dice: “Y Jacob amó a Raquel, y dijo: Yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor. Y Labán respondió: Mejor es que te la dé a ti, y no que la dé a otro hombre; quédate conmigo. Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba.” Siempre ha llamado mi atención este pasaje, especialmente esta última frase donde dice que a Jacob los siete años que él sirvió a Labán para poder casarse con Raquel, le parecieron como pocos días, y la razón de que fue así, es porque la amaba, es decir, no fue algo gravoso, no fue algo que hizo con mala actitud; imagino que fue algo ligero que llevó a cabo de buena gana, de tal forma que el tiempo se le hizo poco. Si seguimos leyendo la historia, Jacob tuvo que trabajar otros siete años más por Raquel, ya que Labán su suegro con engaño le dio primero a Lea por ser su hija mayor y luego a Raquel por ser la menor; después de 14 años, pero Jacob lo llevó a cabo y lo que lo motivó a hacerlo, es porque él amaba a esa mujer.

En cuanto al amor, Dios nos pone la muestra en Juan 3:16, donde dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Lo que motivó a Dios a dar a su Hijo Jesucristo por nosotros, fue su amor. La semana pasada acabamos de recordar el sacrificio de Cristo al morir por nosotros en la cruz del calvario; todo el dolor, el sufrimiento físico, espiritual, y emocional que tuvo que enfrentar, para que en esa manera poder darnos salvación, el perdón de pecados y la vida eterna, lo que originó todo esto, fue el amor de Dios para con el mundo. En Romanos 5:8, menciona algo muy importante acerca del amor, y dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Es decir, el amor se muestra; yo no puedo decir que amo algo o a alguien sino lo muestro con acciones, en los hechos, y sé que las palabras son importantes, pero esto va de la mano con lo que hago, que por cierto es lo que terminará teniendo más peso acerca de que si mi amor es verdadero.

También el amor es una decisión, el versículo de Romanos 5:8, dice: “..En que siendo aún pecadores…” No es por nuestro comportamiento que Dios decidió que Cristo muriera por nosotros, sino es que a pesar de nuestra conducta, todavía Dios en su grande amor decide que Cristo muera por nosotros los pecadores; esto es contrario a lo que la cultura enseña acerca de que el amor es un sentimiento, cuando la Biblia nos dice que es una decisión. Por ejemplo en Efesios 5:25, dice: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”. Dios manda en su Palabra que los maridos amen a su esposa, y esta es una decisión que cada día necesitamos tomar de tal manera que aunque las cosas no salgan bien en el matrimonio, haya problemas, dificultades, tiempos difíciles, todavía el esposo ame a su esposa. Y el versículo nos menciona la forma en la que Dios quiere que lo hagamos como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, es decir un amor incondicional, si reservas, con sacrificio, con total entrega, no por que la esposa lo merezca, sino porque el esposo decide amarla.

En la Biblia también se nos manda amar a Dios, amar al prójimo, aún amar al enemigo, y sé que desde nuestra perspectiva, esto parece imposible, ilógico, fuera de lugar; pero todavía es algo que como mencionamos, se debe mostrar, y es una decisión que cada uno de nosotros deberá tomar para que no sea algo gravoso, pesado, difícil, porque de no hacerlo, esa falta de amor terminará lastimando nuestra vida y la vida de los que nos rodean, pues el amor como acabamos de ver, hace la diferencia.

Iglesia Bíblica Bautista de San Luis Potosí.

Calle Nube # 560, Garita de Jalisco

Tel. 444-8415387

Horarios: Domingo: 10:00 A.M. Y 12:00 P.M.; Miércoles 7:00 P.M.

El amor hace la diferencia

Génesis 29:18 al 20

En Génesis 29:18 al 20, dice: “Y Jacob amó a Raquel, y dijo: Yo te serviré siete años por Raquel tu hija menor. Y Labán respondió: Mejor es que te la dé a ti, y no que la dé a otro hombre; quédate conmigo. Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba.” Siempre ha llamado mi atención este pasaje, especialmente esta última frase donde dice que a Jacob los siete años que él sirvió a Labán para poder casarse con Raquel, le parecieron como pocos días, y la razón de que fue así, es porque la amaba, es decir, no fue algo gravoso, no fue algo que hizo con mala actitud; imagino que fue algo ligero que llevó a cabo de buena gana, de tal forma que el tiempo se le hizo poco. Si seguimos leyendo la historia, Jacob tuvo que trabajar otros siete años más por Raquel, ya que Labán su suegro con engaño le dio primero a Lea por ser su hija mayor y luego a Raquel por ser la menor; después de 14 años, pero Jacob lo llevó a cabo y lo que lo motivó a hacerlo, es porque él amaba a esa mujer.

En cuanto al amor, Dios nos pone la muestra en Juan 3:16, donde dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Lo que motivó a Dios a dar a su Hijo Jesucristo por nosotros, fue su amor. La semana pasada acabamos de recordar el sacrificio de Cristo al morir por nosotros en la cruz del calvario; todo el dolor, el sufrimiento físico, espiritual, y emocional que tuvo que enfrentar, para que en esa manera poder darnos salvación, el perdón de pecados y la vida eterna, lo que originó todo esto, fue el amor de Dios para con el mundo. En Romanos 5:8, menciona algo muy importante acerca del amor, y dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Es decir, el amor se muestra; yo no puedo decir que amo algo o a alguien sino lo muestro con acciones, en los hechos, y sé que las palabras son importantes, pero esto va de la mano con lo que hago, que por cierto es lo que terminará teniendo más peso acerca de que si mi amor es verdadero.

También el amor es una decisión, el versículo de Romanos 5:8, dice: “..En que siendo aún pecadores…” No es por nuestro comportamiento que Dios decidió que Cristo muriera por nosotros, sino es que a pesar de nuestra conducta, todavía Dios en su grande amor decide que Cristo muera por nosotros los pecadores; esto es contrario a lo que la cultura enseña acerca de que el amor es un sentimiento, cuando la Biblia nos dice que es una decisión. Por ejemplo en Efesios 5:25, dice: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”. Dios manda en su Palabra que los maridos amen a su esposa, y esta es una decisión que cada día necesitamos tomar de tal manera que aunque las cosas no salgan bien en el matrimonio, haya problemas, dificultades, tiempos difíciles, todavía el esposo ame a su esposa. Y el versículo nos menciona la forma en la que Dios quiere que lo hagamos como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, es decir un amor incondicional, si reservas, con sacrificio, con total entrega, no por que la esposa lo merezca, sino porque el esposo decide amarla.

En la Biblia también se nos manda amar a Dios, amar al prójimo, aún amar al enemigo, y sé que desde nuestra perspectiva, esto parece imposible, ilógico, fuera de lugar; pero todavía es algo que como mencionamos, se debe mostrar, y es una decisión que cada uno de nosotros deberá tomar para que no sea algo gravoso, pesado, difícil, porque de no hacerlo, esa falta de amor terminará lastimando nuestra vida y la vida de los que nos rodean, pues el amor como acabamos de ver, hace la diferencia.

Iglesia Bíblica Bautista de San Luis Potosí.

Calle Nube # 560, Garita de Jalisco

Tel. 444-8415387

Horarios: Domingo: 10:00 A.M. Y 12:00 P.M.; Miércoles 7:00 P.M.