/ jueves 1 de octubre de 2020

¡Cristo es la respuesta!

Jehová es tu guardador

(El cuidado divino)

Salmo 121:1 al 8

Leyendo la Biblia tuve la oportunidad de una vez más meditar acerca del Salmo 121, el cual nos habla de la confianza que tiene el salmista acerca de que “Jehová es tu guardador,” y dice: “Alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. Jehová es tu guardador, Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal, Él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre.” El salmista confía que su socorro viene de Dios quien reconoce como su creador, y que Dios velará su cuidado continuamente pues Él no de que duerme, que será como una sombra a su mano derecha; hablando acerca precisamente de la fidelidad que Dios tiene al guardarnos. Después nos dice acerca de lo que resulta de que Jehová sea nuestro guardador, y menciona: “El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche”; habrá ánimo, fortaleza para seguir adelante, de eso nos habla Isaías 40:29 al 31; donde leemos: “El da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan en Jehová, tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.” ¡Amén!

Volviendo al Salmo 121, dice en el versículo 7, que Jehová nos guardará de todo mal; esto debe recordarnos que el diablo es nuestro enemigo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar, (1 Pedro 5:8); y qué bendición saber y tener la promesa divina que Él nos guardará de todo mal. El Señor Jesucristo en la oración del Padre nuestro, también menciona: “…Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal.” Y creo que es bueno recordar en oración, esta petición de no ser metidos en tentación, antes bien, ser librados, guardados del mal que destruye, lastima, da lugar al diablo, pero nuevamente, gloria a Dios, que Él guarda de todo mal.

También la Biblia nos dice que Él guarda nuestra alma. El alma es el centro de las emociones, de los sentimientos, la voluntad, nuestro ser; y con lo que enfrentamos en la vida, el paso del tiempo, de los años, claro que nuestra alma será afectada; y qué tristeza, quebranto, o dolor habrán de presentarse, pero una vez más, gracias al Señor que promete guardar nuestras almas.

El Salmo 121 concluye diciendo: “Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre.” Y ciertamente cuando una persona decide creer lo que Dios dice en su Palabra, por fe es que Cristo viene a morar en ese corazón, y trae salvación, perdón de pecados y vida eterna, (Juan 3:16); y el cuidado divino será para siempre y podremos confiar que Él nos guiará más allá de la muerte y en su casa moraremos por largos día, es decir, por la eternidad, (Samos 23:6), ya que Él promete guardarnos desde ahora y para siempre.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 A.M. y 12:00 P.M. 6:00 PM; Miércoles 7:00 P.M.

Jehová es tu guardador

(El cuidado divino)

Salmo 121:1 al 8

Leyendo la Biblia tuve la oportunidad de una vez más meditar acerca del Salmo 121, el cual nos habla de la confianza que tiene el salmista acerca de que “Jehová es tu guardador,” y dice: “Alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. Jehová es tu guardador, Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal, Él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre.” El salmista confía que su socorro viene de Dios quien reconoce como su creador, y que Dios velará su cuidado continuamente pues Él no de que duerme, que será como una sombra a su mano derecha; hablando acerca precisamente de la fidelidad que Dios tiene al guardarnos. Después nos dice acerca de lo que resulta de que Jehová sea nuestro guardador, y menciona: “El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche”; habrá ánimo, fortaleza para seguir adelante, de eso nos habla Isaías 40:29 al 31; donde leemos: “El da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan en Jehová, tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.” ¡Amén!

Volviendo al Salmo 121, dice en el versículo 7, que Jehová nos guardará de todo mal; esto debe recordarnos que el diablo es nuestro enemigo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar, (1 Pedro 5:8); y qué bendición saber y tener la promesa divina que Él nos guardará de todo mal. El Señor Jesucristo en la oración del Padre nuestro, también menciona: “…Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal.” Y creo que es bueno recordar en oración, esta petición de no ser metidos en tentación, antes bien, ser librados, guardados del mal que destruye, lastima, da lugar al diablo, pero nuevamente, gloria a Dios, que Él guarda de todo mal.

También la Biblia nos dice que Él guarda nuestra alma. El alma es el centro de las emociones, de los sentimientos, la voluntad, nuestro ser; y con lo que enfrentamos en la vida, el paso del tiempo, de los años, claro que nuestra alma será afectada; y qué tristeza, quebranto, o dolor habrán de presentarse, pero una vez más, gracias al Señor que promete guardar nuestras almas.

El Salmo 121 concluye diciendo: “Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre.” Y ciertamente cuando una persona decide creer lo que Dios dice en su Palabra, por fe es que Cristo viene a morar en ese corazón, y trae salvación, perdón de pecados y vida eterna, (Juan 3:16); y el cuidado divino será para siempre y podremos confiar que Él nos guiará más allá de la muerte y en su casa moraremos por largos día, es decir, por la eternidad, (Samos 23:6), ya que Él promete guardarnos desde ahora y para siempre.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 A.M. y 12:00 P.M. 6:00 PM; Miércoles 7:00 P.M.

ÚLTIMASCOLUMNAS