/ jueves 18 de junio de 2020

¡Cristo es la Respuesta!

¡El peligro de un corazón duro!

Jeremías 16:5, 9,13

Pastor Luis Ramos Cisneros

Dice en Jeremías 16:5 “Porque así ha dicho Jehová: No entres en casa de luto, ni vayas a lamentar, ni los consueles; porque yo he quitado mi paz de este pueblo, dice Jehová, mi misericordia y mis piedades.” En el versículo 9: “Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que yo haré cesar en este lugar, delante de vuestros ojos y en vuestros días, toda voz de gozo y toda voz de alegría, y toda voz de esposo y toda voz de esposa.” También dice más adelante en el capítulo 13, “Por tanto, yo os arrojaré de esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido, y allá serviréis a dioses ajenos de día y de noche, porque no os mostrare clemencia.” Y luego, en el capítulo 18:17 de Jeremías dice: “Como viento solano los esparciré delante del enemigo, les mostraré las espaldas y no el rostro, en el día de su perdición.” Dijo Dios en este pasaje que Él había quitado de su pueblo su paz, su misericordia, sus piedades, su gozo y su favor.

Qué causa que Dios quite de una vida su paz y gozo, que ya no tenga misericordia, ni tenga piedad, que ya no sea clemente, que quite su favor; que Dios actué así con una persona o con un pueblo. La Palabra de Dios dice que sus misericordias son para siempre, en el Salmo 103:8 dice: “Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia.” Entonces, ¿cuándo es que Dios llega a actuar así, ya sin misericordia? Dice en Jeremías 16:11,12: “Entonces les dirás: Porque vuestros padres me dejaron, dice Jehová, y anduvieron en pos de dioses ajenos, y los sirvieron, y ante ellos se postraron, y me dejaron a mí y no guardaron mi ley; y vosotros habéis hecho peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí.” Lo que causa que Dios quite su paz, su gozo, su misericordia, es cuando el corazón de alguien se ha endurecido en contra de Dios, porque allí dice: “Camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí.” Cuando un corazón se ha llenado de pecado y se rehúsa a arrepentirse, ya no quiere cambiar, lleno de soberbia, que se cierra a la voz de Dios, que ya no quiere escuchar su Palabra; que desea hacer su voluntad, sabiendo la voluntad de Dios; que cuando es amonestado, es reprendido vez tras vez, no escucha y se endurece más y más, Dios obra de una manera severa. En Proverbios 29:1 dice: “El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.”

Debemos cuidar nuestro corazón. Primero manteniendo un corazón humilde, en Santiago 4:6 dice: “Pero él da mayor gracia. Por esto dice. Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” En segundo, mantener un corazón sensible a la voz de Dios, al Espíritu Santo a la Palabra de Dios. En Hebreos 3:7 dice: “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones…” En tercer lugar, hay que guardar el corazón de soberbia y de pecado; en Proverbios 4:23 dice: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.” Por último, no confiar en nuestro corazón, en Jeremías 17:9 dice: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso; ¿quién lo conocerá? En estos tiempos, debemos caminar más humildes delante de Dios; no ser soberbios ni duros de corazón para seguir viendo a Dios obrar en nuestra vida.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

¡El peligro de un corazón duro!

Jeremías 16:5, 9,13

Pastor Luis Ramos Cisneros

Dice en Jeremías 16:5 “Porque así ha dicho Jehová: No entres en casa de luto, ni vayas a lamentar, ni los consueles; porque yo he quitado mi paz de este pueblo, dice Jehová, mi misericordia y mis piedades.” En el versículo 9: “Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que yo haré cesar en este lugar, delante de vuestros ojos y en vuestros días, toda voz de gozo y toda voz de alegría, y toda voz de esposo y toda voz de esposa.” También dice más adelante en el capítulo 13, “Por tanto, yo os arrojaré de esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido, y allá serviréis a dioses ajenos de día y de noche, porque no os mostrare clemencia.” Y luego, en el capítulo 18:17 de Jeremías dice: “Como viento solano los esparciré delante del enemigo, les mostraré las espaldas y no el rostro, en el día de su perdición.” Dijo Dios en este pasaje que Él había quitado de su pueblo su paz, su misericordia, sus piedades, su gozo y su favor.

Qué causa que Dios quite de una vida su paz y gozo, que ya no tenga misericordia, ni tenga piedad, que ya no sea clemente, que quite su favor; que Dios actué así con una persona o con un pueblo. La Palabra de Dios dice que sus misericordias son para siempre, en el Salmo 103:8 dice: “Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia.” Entonces, ¿cuándo es que Dios llega a actuar así, ya sin misericordia? Dice en Jeremías 16:11,12: “Entonces les dirás: Porque vuestros padres me dejaron, dice Jehová, y anduvieron en pos de dioses ajenos, y los sirvieron, y ante ellos se postraron, y me dejaron a mí y no guardaron mi ley; y vosotros habéis hecho peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí.” Lo que causa que Dios quite su paz, su gozo, su misericordia, es cuando el corazón de alguien se ha endurecido en contra de Dios, porque allí dice: “Camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí.” Cuando un corazón se ha llenado de pecado y se rehúsa a arrepentirse, ya no quiere cambiar, lleno de soberbia, que se cierra a la voz de Dios, que ya no quiere escuchar su Palabra; que desea hacer su voluntad, sabiendo la voluntad de Dios; que cuando es amonestado, es reprendido vez tras vez, no escucha y se endurece más y más, Dios obra de una manera severa. En Proverbios 29:1 dice: “El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.”

Debemos cuidar nuestro corazón. Primero manteniendo un corazón humilde, en Santiago 4:6 dice: “Pero él da mayor gracia. Por esto dice. Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” En segundo, mantener un corazón sensible a la voz de Dios, al Espíritu Santo a la Palabra de Dios. En Hebreos 3:7 dice: “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones…” En tercer lugar, hay que guardar el corazón de soberbia y de pecado; en Proverbios 4:23 dice: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.” Por último, no confiar en nuestro corazón, en Jeremías 17:9 dice: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso; ¿quién lo conocerá? En estos tiempos, debemos caminar más humildes delante de Dios; no ser soberbios ni duros de corazón para seguir viendo a Dios obrar en nuestra vida.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

jueves 30 de julio de 2020

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 23 de julio de 2020

Cristo es la respuesta

jueves 16 de julio de 2020

La misericordia de Dios

viernes 10 de julio de 2020

¡Cristo es la respuesta!

jueves 02 de julio de 2020

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 25 de junio de 2020

Cristo es la respuesta

jueves 18 de junio de 2020

¡Cristo es la Respuesta!

viernes 12 de junio de 2020

Cristo es la respuesta

jueves 11 de junio de 2020

Cristo es la respuesta

jueves 04 de junio de 2020

¡Cristo es la Respuesta!

Cargar Más