/ jueves 14 de noviembre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

La Mansedumbre

Números 12:1 al 16

Por Víctor Hugo Guel González

Una de las cualidades de carácter que Dios quiere que tengamos, es la mansedumbre. En Mateo 11:29, el Señor Jesucristo dice: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas.” Una de las cosas que Cristo quiere que aprendamos de Él, es su mansedumbre.

En Números 12:3 dice: “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.” Esto no siempre fue así, pues en una ocasión al ver cómo un egipcio maltrataba a un israelita, su reacción es tal, que termina asesinando al egipcio; pero tiempo después, Dios transforma su mente y corazón de tal manera que su testimonio llega a ser que era el hombre más manso sobre la tierra.

En este capítulo 12 de Números, la Biblia nos muestra qué es actuar con mansedumbre; y todo comienza con que María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado, y le dijeron: “¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.” Y la Biblia dice que Dios mismo es quien toma el asunto en sus manos, y al final del versículo 8 dice: “¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés? Y en el versículo 9 dice que la ira de Jehová se encendió contra ellos.

Lo primero que debemos considerar es que si vamos a actuar con mansedumbre, nuestra confianza debe estar en que Dios harájusticia, Él no se va a quedar al margen, con los brazos cruzados en defender a sus siervos; Él actuará, tomará el asunto en sus manos y hará justicia; por esa razón es que Moisés no se le fue encima a Aarón y a María, es por eso que no actuó con molestia, con enojo, con prepotencia, buscando venganza contra los que se levantaron contra él, pues confiaba en que Dios haría justicia. La historia nos dice que como consecuencia de la murmuración contra Moisés, María quedó leprosa como la nieve, y dijo Aarón a Moisés: “¡Ah! Señor mío, no pongas ahora sobre nosotros este pecado; porque locamente hemos actuado, y hemos pecado. No quede ella ahora como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre, tiene ya medio consumida su carne.” Aquí Aarón le pide a Moisés que interceda delante de Dios para que María sea sanada. Moisés pudo haber actuado de manera arrogante, de manera condenatoria diciendo: “Pues bien que se lo merece.” Sin embargo en ese mismo momento clama a Jehová diciendo: “Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora.” Cuando leo este versículo viene a mi mente el Señor Jesús en la cruz del calvario diciendo: “¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!” y eso es precisamente actuar con mansedumbre.

Finalmente, aunque María fue echada del campamento por siete días; todavía el pueblo no paso adelante hasta que se reunió María con ellos; es decir, hubo restauración. Moisés como líder, pudo haber dicho: “Sigamos adelante, no hay qué esperar, si ella quiere que nos alcance; es más que se dé por afortunada que sanó de su lepra, pero quiero que el pueblo se mantenga alejado de ella; pero no fue así, porque una vez más Moisés actuó con mansedumbre y hubo restauración, o como decimos comúnmente, “Borrón y cuenta nueva.” Oh! Que el Señor nos permita actuar con mansedumbre, pues así seremos más como Cristo.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 A.M.y 12:00 P.M. 6:00PM; Miércoles 7:00 P.M.

La Mansedumbre

Números 12:1 al 16

Por Víctor Hugo Guel González

Una de las cualidades de carácter que Dios quiere que tengamos, es la mansedumbre. En Mateo 11:29, el Señor Jesucristo dice: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas.” Una de las cosas que Cristo quiere que aprendamos de Él, es su mansedumbre.

En Números 12:3 dice: “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.” Esto no siempre fue así, pues en una ocasión al ver cómo un egipcio maltrataba a un israelita, su reacción es tal, que termina asesinando al egipcio; pero tiempo después, Dios transforma su mente y corazón de tal manera que su testimonio llega a ser que era el hombre más manso sobre la tierra.

En este capítulo 12 de Números, la Biblia nos muestra qué es actuar con mansedumbre; y todo comienza con que María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado, y le dijeron: “¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.” Y la Biblia dice que Dios mismo es quien toma el asunto en sus manos, y al final del versículo 8 dice: “¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés? Y en el versículo 9 dice que la ira de Jehová se encendió contra ellos.

Lo primero que debemos considerar es que si vamos a actuar con mansedumbre, nuestra confianza debe estar en que Dios harájusticia, Él no se va a quedar al margen, con los brazos cruzados en defender a sus siervos; Él actuará, tomará el asunto en sus manos y hará justicia; por esa razón es que Moisés no se le fue encima a Aarón y a María, es por eso que no actuó con molestia, con enojo, con prepotencia, buscando venganza contra los que se levantaron contra él, pues confiaba en que Dios haría justicia. La historia nos dice que como consecuencia de la murmuración contra Moisés, María quedó leprosa como la nieve, y dijo Aarón a Moisés: “¡Ah! Señor mío, no pongas ahora sobre nosotros este pecado; porque locamente hemos actuado, y hemos pecado. No quede ella ahora como el que nace muerto, que al salir del vientre de su madre, tiene ya medio consumida su carne.” Aquí Aarón le pide a Moisés que interceda delante de Dios para que María sea sanada. Moisés pudo haber actuado de manera arrogante, de manera condenatoria diciendo: “Pues bien que se lo merece.” Sin embargo en ese mismo momento clama a Jehová diciendo: “Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora.” Cuando leo este versículo viene a mi mente el Señor Jesús en la cruz del calvario diciendo: “¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!” y eso es precisamente actuar con mansedumbre.

Finalmente, aunque María fue echada del campamento por siete días; todavía el pueblo no paso adelante hasta que se reunió María con ellos; es decir, hubo restauración. Moisés como líder, pudo haber dicho: “Sigamos adelante, no hay qué esperar, si ella quiere que nos alcance; es más que se dé por afortunada que sanó de su lepra, pero quiero que el pueblo se mantenga alejado de ella; pero no fue así, porque una vez más Moisés actuó con mansedumbre y hubo restauración, o como decimos comúnmente, “Borrón y cuenta nueva.” Oh! Que el Señor nos permita actuar con mansedumbre, pues así seremos más como Cristo.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 A.M.y 12:00 P.M. 6:00PM; Miércoles 7:00 P.M.

jueves 12 de diciembre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

martes 10 de diciembre de 2019

Un Camino Hacia Dios

jueves 05 de diciembre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 21 de noviembre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 14 de noviembre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 07 de noviembre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 31 de octubre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 27 de octubre de 2019

La Fe es como el amor

jueves 24 de octubre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 17 de octubre de 2019

¡Cristo es la Respuesta!        

Cargar Más