/ jueves 7 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

Una vida cristiana (Una obra de fe)

En 1 Tesalonicenses 1:3, el apóstol Pablo nos describe las razones por las cuales él estaba muy agradecido con Dios y constantemente oraba por el buen ejemplo que la iglesia en Tesalónica tenía, y lo primero que menciona es “La obra de fe.” Hay otras dos cosas que el apóstol menciona, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en lo que Pablo se refiere a la obra de fe

En primer lugar, la Biblia nos dice que la salvación de nuestra alma viene precisamente por fe; en Efesios 2:8 y 9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” El Señor ha dispuesto que la salvación, el perdón de pecados, la vida eterna sea por fe; creyendo que Jesús murió por nuestros pecados y al tercer día resucitó para justificarnos, de tal forma que no solo creamos en Dios, pero le creamos a Él, es como vendrá la salvación, la cual nada tiene que ver con nuestras obras. Muy en contra de lo que la religión enseña, que es por medio de nuestras obras que podemos lograr la salvación; cuando la verdad Bíblica nos dice que es por fe.

La Escritura también en Romanos 1:17 al final, también nos dice: “Mas el justo por la fe vivirá.” Este es un decreto divino donde declara, que el justo, es decir aquel que por fe ha recibido a Cristo como su Salvador (Romanos 5:1). La forma en que se debe vivir es por la fe; no hay opción, no es una sugerencia, no es si queremos o no queremos, así va a ser. Es interesante que esta parte de la Escritura fue lo que abrió la mente y el corazón de Martín Lutero; quien fue quien inició la reforma en 1517 en Alemania, yendo en contra de la religión quien decía que era por medio de indulgencias y mandas (obras), lo cual insisto, es contrario a lo que la Biblia dice que es por medio de la fe; esa fe que es definida en Hebreos 11:1, donde se nos dice que fe, es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve, y claro que a nadie le gusta esperar, y a todos nos gusta ver; por lo tal, la fe nos lleva a depender completamente de Dios. En tener esa certeza y convicción de lo que se espera y de lo que no se ve; por ejemplo en Hebreos 11:6 se nos dice que: “Sin fe es imposible agradar a Dios, pues quien se acerca a Él, debe creer que le hay, y que es galardonador de los que le buscan, y claro, a Dios no le hemos visto, pero aun así creemos que existe pero no solo eso, si lo buscamos él nos va a galardonar, premiar y recompensar, y todo esto es por medio de la fe.

Finalmente y sin contradecir lo que hasta ahora hemos dicho, la fe siempre debe de llevarnos a las obras; porque de lo contrario sería una fe muerta, Santiago 2:14 al 26 nos dice que la fe bíblica, la fe verdadera y autentica deberá llevarnos más allá de las palabras, más allá de los sentimientos y emociones, nos deberá llevar a actuar al terreno de los hechos. Como el caso de Abraham, que estuvo dispuesto a sacrificar a su propio hijo, porque Dios se le pidió, o Rahab que decidió ayudar a los mensajeros del pueblo de Dios. Poniendo su vida en riesgo. Pues finalmente la fe que Dios quiere que tengamos es una fe que nos lleva a las obras.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 a.m.y 12:00 p.m. 6:00PM; Miércoles 7:00 p.m.

La Escritura, en Romanos 1:17 al final, también nos dice: “Mas el justo por la fe vivirá.” Éste es un decreto divino donde declara que el justo, es decir, aquel que por fe ha recibido a Cristo como su Salvador (Romanos 5:1).

Una vida cristiana (Una obra de fe)

En 1 Tesalonicenses 1:3, el apóstol Pablo nos describe las razones por las cuales él estaba muy agradecido con Dios y constantemente oraba por el buen ejemplo que la iglesia en Tesalónica tenía, y lo primero que menciona es “La obra de fe.” Hay otras dos cosas que el apóstol menciona, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en lo que Pablo se refiere a la obra de fe

En primer lugar, la Biblia nos dice que la salvación de nuestra alma viene precisamente por fe; en Efesios 2:8 y 9 dice: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no es de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” El Señor ha dispuesto que la salvación, el perdón de pecados, la vida eterna sea por fe; creyendo que Jesús murió por nuestros pecados y al tercer día resucitó para justificarnos, de tal forma que no solo creamos en Dios, pero le creamos a Él, es como vendrá la salvación, la cual nada tiene que ver con nuestras obras. Muy en contra de lo que la religión enseña, que es por medio de nuestras obras que podemos lograr la salvación; cuando la verdad Bíblica nos dice que es por fe.

La Escritura también en Romanos 1:17 al final, también nos dice: “Mas el justo por la fe vivirá.” Este es un decreto divino donde declara, que el justo, es decir aquel que por fe ha recibido a Cristo como su Salvador (Romanos 5:1). La forma en que se debe vivir es por la fe; no hay opción, no es una sugerencia, no es si queremos o no queremos, así va a ser. Es interesante que esta parte de la Escritura fue lo que abrió la mente y el corazón de Martín Lutero; quien fue quien inició la reforma en 1517 en Alemania, yendo en contra de la religión quien decía que era por medio de indulgencias y mandas (obras), lo cual insisto, es contrario a lo que la Biblia dice que es por medio de la fe; esa fe que es definida en Hebreos 11:1, donde se nos dice que fe, es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve, y claro que a nadie le gusta esperar, y a todos nos gusta ver; por lo tal, la fe nos lleva a depender completamente de Dios. En tener esa certeza y convicción de lo que se espera y de lo que no se ve; por ejemplo en Hebreos 11:6 se nos dice que: “Sin fe es imposible agradar a Dios, pues quien se acerca a Él, debe creer que le hay, y que es galardonador de los que le buscan, y claro, a Dios no le hemos visto, pero aun así creemos que existe pero no solo eso, si lo buscamos él nos va a galardonar, premiar y recompensar, y todo esto es por medio de la fe.

Finalmente y sin contradecir lo que hasta ahora hemos dicho, la fe siempre debe de llevarnos a las obras; porque de lo contrario sería una fe muerta, Santiago 2:14 al 26 nos dice que la fe bíblica, la fe verdadera y autentica deberá llevarnos más allá de las palabras, más allá de los sentimientos y emociones, nos deberá llevar a actuar al terreno de los hechos. Como el caso de Abraham, que estuvo dispuesto a sacrificar a su propio hijo, porque Dios se le pidió, o Rahab que decidió ayudar a los mensajeros del pueblo de Dios. Poniendo su vida en riesgo. Pues finalmente la fe que Dios quiere que tengamos es una fe que nos lleva a las obras.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 a.m.y 12:00 p.m. 6:00PM; Miércoles 7:00 p.m.

La Escritura, en Romanos 1:17 al final, también nos dice: “Mas el justo por la fe vivirá.” Éste es un decreto divino donde declara que el justo, es decir, aquel que por fe ha recibido a Cristo como su Salvador (Romanos 5:1).

domingo 24 de marzo de 2019

Un camino hacia Dios

jueves 21 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 17 de marzo de 2019

Un camino hacia Dios

jueves 14 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 10 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 07 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 03 de marzo de 2019

Un Camino hacia Dios

jueves 28 de febrero de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

Cargar Más