/ jueves 28 de febrero de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

Recientemente leyendo mi Biblia nuevamente llamo mi atención lo que la Biblia dice en Hebreos 3:19 “Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.” Ahora, la palabra incredulidad, significa: Falta de fe, dudar, poca fe; y en esta ocasión consideraremos algunas verdades bíblicas que seguramente nos serán de bendición en cuanto la incredulidad.

En Apocalipsis 21:8, nos da una lista de los que por su pecado, merecen condenación, y después de mencionar a los cobardes, habla de los incrédulos, lo cual nos hace pensar que para Dios la incredulidad es cosa seria. Tendemos a hacer categoría del pecado, y nos horroriza pensar del homicida, o del hechicero; pero a los ojos de Dios, la incredulidad traerá por consecuencia la muerte segunda, lo cual nos hace reconsiderar acerca de la seriedad de este pecado. En Hebreos 3;:12, la Biblia advierte: “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo.” En primer lugar, encontramos que la incredulidad, nos llevará a apartarnos del Dios vivo. Entre más pasa el tiempo me doy cuenta que mi necesidad más grande es mantenerme cerca de Dios, es buscar su presencia; y en esa forma, tener su bendición, su cuidado, su amor; pero esto no va a suceder, si yo tengo falta de fe, si yo estoy dudando. Antes de seguir con el tema, es una bendición saber que aunque nuestra fe no sea mucha y Cristo lo compara con un grano de mostaza (Mateo 17:20), todavía con eso poco, Dios puede hacer grandes cosas.

Siguiendo con el pasaje de Hebreos, en el versículo 13, dice: “Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” Aquí vemos otras consecuencias que vienen a raíz de la incredulidad; una de ellas es el endurecimiento, cuando una persona es incrédula, va a suceder no solo que se va a apartar de Dios, pero su corazón se va a endurecer, de tal forma, que vera las cosas con negatividad, con pesimismo, será alguien que juzgue y condene a otros, aun él mismo se juzgará por la dureza que hay en él. También el pasaje dice. “Por el engaño del pecado.” Una persona incrédula, fácilmente va a ser engañada, fácilmente caerá en el error, va a tomar decisiones pensando que hace lo correcto, cuando en realidad estará tomando malas decisiones que finalmente en vez de traer bendición de Dios, le van a complicar más las cosas. Le acarrearán más problemas, pero como hay engaño por la incredulidad, es muy probable que siga por ese camino.

Para concluir, en el versículo 19, nos dice: “Y vemos que no pudieron entrar por causa de la incredulidad.” En Mateo 13:58 dice: “Y no hizo allí muchos milagros a causa de la incredulidad de ellos.” Dios todavía hace milagros, cosas extraordinarias, sobrenaturales; el problema es nuestra incredulidad. Dios tiene promesas, pero para poder recibirlas, para que estas se cumplan, necesitamos creerlas. Es increíble, pero la incredulidad puede llegar a limitar lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas. Considerando estas verdades, una oración constante delante de Dios, deberá ser que Él quite nuestra incredulidad, que no permita que nos apartemos de Él, que no nos endurezcamos y que caigamos en el engaño del pecado, para así recibir sus promesas, sus bendiciones, y ver milagros suceder en nuestra vida, nuestro matrimonio, nuestra familia y todo para la gloria de su Nombre.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 A.M.y 12:00 P.M. 6:00PM; Miércoles 7:00 P.M.


Recientemente leyendo mi Biblia nuevamente llamo mi atención lo que la Biblia dice en Hebreos 3:19 “Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.” Ahora, la palabra incredulidad, significa: Falta de fe, dudar, poca fe; y en esta ocasión consideraremos algunas verdades bíblicas que seguramente nos serán de bendición en cuanto la incredulidad.

En Apocalipsis 21:8, nos da una lista de los que por su pecado, merecen condenación, y después de mencionar a los cobardes, habla de los incrédulos, lo cual nos hace pensar que para Dios la incredulidad es cosa seria. Tendemos a hacer categoría del pecado, y nos horroriza pensar del homicida, o del hechicero; pero a los ojos de Dios, la incredulidad traerá por consecuencia la muerte segunda, lo cual nos hace reconsiderar acerca de la seriedad de este pecado. En Hebreos 3;:12, la Biblia advierte: “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo.” En primer lugar, encontramos que la incredulidad, nos llevará a apartarnos del Dios vivo. Entre más pasa el tiempo me doy cuenta que mi necesidad más grande es mantenerme cerca de Dios, es buscar su presencia; y en esa forma, tener su bendición, su cuidado, su amor; pero esto no va a suceder, si yo tengo falta de fe, si yo estoy dudando. Antes de seguir con el tema, es una bendición saber que aunque nuestra fe no sea mucha y Cristo lo compara con un grano de mostaza (Mateo 17:20), todavía con eso poco, Dios puede hacer grandes cosas.

Siguiendo con el pasaje de Hebreos, en el versículo 13, dice: “Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” Aquí vemos otras consecuencias que vienen a raíz de la incredulidad; una de ellas es el endurecimiento, cuando una persona es incrédula, va a suceder no solo que se va a apartar de Dios, pero su corazón se va a endurecer, de tal forma, que vera las cosas con negatividad, con pesimismo, será alguien que juzgue y condene a otros, aun él mismo se juzgará por la dureza que hay en él. También el pasaje dice. “Por el engaño del pecado.” Una persona incrédula, fácilmente va a ser engañada, fácilmente caerá en el error, va a tomar decisiones pensando que hace lo correcto, cuando en realidad estará tomando malas decisiones que finalmente en vez de traer bendición de Dios, le van a complicar más las cosas. Le acarrearán más problemas, pero como hay engaño por la incredulidad, es muy probable que siga por ese camino.

Para concluir, en el versículo 19, nos dice: “Y vemos que no pudieron entrar por causa de la incredulidad.” En Mateo 13:58 dice: “Y no hizo allí muchos milagros a causa de la incredulidad de ellos.” Dios todavía hace milagros, cosas extraordinarias, sobrenaturales; el problema es nuestra incredulidad. Dios tiene promesas, pero para poder recibirlas, para que estas se cumplan, necesitamos creerlas. Es increíble, pero la incredulidad puede llegar a limitar lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas. Considerando estas verdades, una oración constante delante de Dios, deberá ser que Él quite nuestra incredulidad, que no permita que nos apartemos de Él, que no nos endurezcamos y que caigamos en el engaño del pecado, para así recibir sus promesas, sus bendiciones, y ver milagros suceder en nuestra vida, nuestro matrimonio, nuestra familia y todo para la gloria de su Nombre.

Iglesia Bíblica Bautista

Calle Nube 560, Colonia Garita de Jalisco. Tel. 841-5387 www.ibbslp.org.mx

Horario. Domingo 10:00 A.M.y 12:00 P.M. 6:00PM; Miércoles 7:00 P.M.


domingo 24 de marzo de 2019

Un camino hacia Dios

jueves 21 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 17 de marzo de 2019

Un camino hacia Dios

jueves 14 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 10 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

jueves 07 de marzo de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

domingo 03 de marzo de 2019

Un Camino hacia Dios

jueves 28 de febrero de 2019

¡Cristo es la Respuesta!

Cargar Más