/ viernes 24 de diciembre de 2021

¡Con Cristo!

¡Feliz Navidad!

DIOS EL PADRE CELESTIAL, nos narra en Lucas 2:1-7 de la Biblia el Nacimiento en este mundo de su Hijo Divino Jesucristo, cuando María y José, padres humanos de Jesús, viajaron de Nazareth a Belén.

En efecto, María y José tuvieron que viajar de Nazareth de Galilea a Belén de David, para ser empadronados, por así haberlo ordenado las autoridades romanas que gobernaban el territorio israelita.

Y aconteció que estando María y José en Belén, se cumplieron los días del alumbramiento de María, quien dio a luz a su primogénito Jesús, lo envolvió en pañales y lo acostó en el pesebre de un establo, porque no hubo lugar para ellos en el mesón.

Es por ende, el humilde pesebre de Belén, la clínica y cuna del Nacimiento de Dios Cristo, Infinito y Eterno, por haber iniciado allí su vida en este mundo, teniendo un Cuerpo Humano Perfecto hecho por Dios Espíritu Santo, para cumplir así Cristo su oficio profético dado en la eternidad ante Dios Padre y Dios Espíritu Santo, como Salvador de todas las personas humanas pecadoras, sacrificándose por ellas en el Calvario, cuando reciben a Jesús como Salvador Personal, según Juan 3:16. Muy importante es, por lo tanto, conmemorar aquí ahora el Nacimiento de Cristo, en esta Navidad, recordando como una multitud de ángeles del Cielo, entonaron sus alabanzas a Jesús, para anunciar el Nacimiento del Salvador Cristo, a quien exaltaban con el bello canto: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la Tierra Paz, Buena Voluntad para con los Hombres!, según Marcos 2:1-14.

En consecuencia, en esta Navidad podemos tener la Buena Voluntad de creer que Cristo viene a nosotros con sólo arrepentirnos ante de El de nuestros pecados y aceptándolo como Salvador, porque entonces Cristo se constituye en nuestro Gran Dios y Salvador, con su Gracia que es Amor Perfecto, al darse a sí mismo en sacrificio por cada uno de sus creyentes, según Tito 2:10-13. Estimado Lector: en esta Navidad, Cristo Viene a ti, para Salvarte del pecado con sólo decirle con valentía y reflexión: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SALVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname y límpiame con tu Sangre Divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como Unico, Suficiente y Perfecto Salvador Personal”. ¡TENGAN TODOS UNA MUY FELIZ NAVIDAD!, y si Dios permite continuaremos el viernes siguiente. Teléfono 44-48-15-39-73.

¡Feliz Navidad!

DIOS EL PADRE CELESTIAL, nos narra en Lucas 2:1-7 de la Biblia el Nacimiento en este mundo de su Hijo Divino Jesucristo, cuando María y José, padres humanos de Jesús, viajaron de Nazareth a Belén.

En efecto, María y José tuvieron que viajar de Nazareth de Galilea a Belén de David, para ser empadronados, por así haberlo ordenado las autoridades romanas que gobernaban el territorio israelita.

Y aconteció que estando María y José en Belén, se cumplieron los días del alumbramiento de María, quien dio a luz a su primogénito Jesús, lo envolvió en pañales y lo acostó en el pesebre de un establo, porque no hubo lugar para ellos en el mesón.

Es por ende, el humilde pesebre de Belén, la clínica y cuna del Nacimiento de Dios Cristo, Infinito y Eterno, por haber iniciado allí su vida en este mundo, teniendo un Cuerpo Humano Perfecto hecho por Dios Espíritu Santo, para cumplir así Cristo su oficio profético dado en la eternidad ante Dios Padre y Dios Espíritu Santo, como Salvador de todas las personas humanas pecadoras, sacrificándose por ellas en el Calvario, cuando reciben a Jesús como Salvador Personal, según Juan 3:16. Muy importante es, por lo tanto, conmemorar aquí ahora el Nacimiento de Cristo, en esta Navidad, recordando como una multitud de ángeles del Cielo, entonaron sus alabanzas a Jesús, para anunciar el Nacimiento del Salvador Cristo, a quien exaltaban con el bello canto: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la Tierra Paz, Buena Voluntad para con los Hombres!, según Marcos 2:1-14.

En consecuencia, en esta Navidad podemos tener la Buena Voluntad de creer que Cristo viene a nosotros con sólo arrepentirnos ante de El de nuestros pecados y aceptándolo como Salvador, porque entonces Cristo se constituye en nuestro Gran Dios y Salvador, con su Gracia que es Amor Perfecto, al darse a sí mismo en sacrificio por cada uno de sus creyentes, según Tito 2:10-13. Estimado Lector: en esta Navidad, Cristo Viene a ti, para Salvarte del pecado con sólo decirle con valentía y reflexión: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SALVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname y límpiame con tu Sangre Divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como Unico, Suficiente y Perfecto Salvador Personal”. ¡TENGAN TODOS UNA MUY FELIZ NAVIDAD!, y si Dios permite continuaremos el viernes siguiente. Teléfono 44-48-15-39-73.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 27 de mayo de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 20 de mayo de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 13 de mayo de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 06 de mayo de 2022

Con Cristo

Agustín Corpus Hernández

viernes 29 de abril de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 22 de abril de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

sábado 16 de abril de 2022

¡Lo crucificamos!

Agustín Corpus Hernández

viernes 08 de abril de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 01 de abril de 2022

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 25 de marzo de 2022

¡Amigo y Salvador!

Agustín Corpus Hernández

Cargar Más