/ viernes 16 de octubre de 2020

¡Con Cristo!

Dios cristo Jesús en 1 Juan 5:4 de la Biblia nos predica el siguiente mensaje: “Todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la Victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.

A lo anterior, Jesús, agrega lo siguiente: “¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?, según 1 Juan 5:5, refiriéndose Cristo al “mundo pecaminoso” que todos los seres humanos llevamos, siéndonos necesario creer en El y nacer de nuevo en El espiritualmente, para anular toda maldad, según Juan 3:3, porque sin excepción: “No hay justo, ni aún uno; y por cuanto todos pecamos estamos destituidos de la gloria de Dios”, según Romanos 3:10 y 23.

En efecto, si Cristo nos desliga del pecado, al “justificarnos gratuitamente por su Gracia -que es Amor Perfecto Divino-, mediante su redención -sacrificio-”, según Romanos 3:24, ¿estamos listos para aceptar a este Cristo que nos salva? Entonces, nada ni nadie puede impedirnos recibir a Jesús como único Salvador personal, según Juan 3:16, porque “sólo en Cristo hay Salvación; ya que no hay otro nombre bajo el Cielo dado a los hombres, en que podamos ser salvos”, según Hechos de los Apóstoles 4:12,

Por ende, según 1 Juan 5:6, este Señor Cristo victorioso, vino corporalmente para salvar a cada persona, para lo cual basta creer que El es nuestro Salvador, como fuente de agua divina que apaga nuestra sed espiritual, y con su sangre preciosa nos limpia y sana de ese “mundo pecaminoso”, e igualmente, Cristo nos conduce ante Dios Padre para que nos haga sus hijos, según Juan 1:12, y nos bautiza con el Espíritu Santo según 1 Corintios 3:16, sufriendo Cristo, el castigo de nuestros pecados, y venciendo con su sacrificio nuestra condenación eterna, porque para El nada es imposible, y por ello, también nos dice: “Yo estoy llamando a tu puerta, y si me abres, entraré y cenaré contigo –ricos manjares espirituales-”, según Apocalipsis 3:20.

Estimado Lector: Cristo quiere darte su Victoria contra tu “mundo de pecado” y sólo necesitas decirle: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SALVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname y límpiame con tu sangre divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como único, suficiente y perfecto salvador personal”.

Dios los bendiga y si El permite continuaremos el viernes siguiente. Mi teléfono: 444- 815-39-73.

Dios cristo Jesús en 1 Juan 5:4 de la Biblia nos predica el siguiente mensaje: “Todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la Victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.

A lo anterior, Jesús, agrega lo siguiente: “¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?, según 1 Juan 5:5, refiriéndose Cristo al “mundo pecaminoso” que todos los seres humanos llevamos, siéndonos necesario creer en El y nacer de nuevo en El espiritualmente, para anular toda maldad, según Juan 3:3, porque sin excepción: “No hay justo, ni aún uno; y por cuanto todos pecamos estamos destituidos de la gloria de Dios”, según Romanos 3:10 y 23.

En efecto, si Cristo nos desliga del pecado, al “justificarnos gratuitamente por su Gracia -que es Amor Perfecto Divino-, mediante su redención -sacrificio-”, según Romanos 3:24, ¿estamos listos para aceptar a este Cristo que nos salva? Entonces, nada ni nadie puede impedirnos recibir a Jesús como único Salvador personal, según Juan 3:16, porque “sólo en Cristo hay Salvación; ya que no hay otro nombre bajo el Cielo dado a los hombres, en que podamos ser salvos”, según Hechos de los Apóstoles 4:12,

Por ende, según 1 Juan 5:6, este Señor Cristo victorioso, vino corporalmente para salvar a cada persona, para lo cual basta creer que El es nuestro Salvador, como fuente de agua divina que apaga nuestra sed espiritual, y con su sangre preciosa nos limpia y sana de ese “mundo pecaminoso”, e igualmente, Cristo nos conduce ante Dios Padre para que nos haga sus hijos, según Juan 1:12, y nos bautiza con el Espíritu Santo según 1 Corintios 3:16, sufriendo Cristo, el castigo de nuestros pecados, y venciendo con su sacrificio nuestra condenación eterna, porque para El nada es imposible, y por ello, también nos dice: “Yo estoy llamando a tu puerta, y si me abres, entraré y cenaré contigo –ricos manjares espirituales-”, según Apocalipsis 3:20.

Estimado Lector: Cristo quiere darte su Victoria contra tu “mundo de pecado” y sólo necesitas decirle: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SALVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname y límpiame con tu sangre divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como único, suficiente y perfecto salvador personal”.

Dios los bendiga y si El permite continuaremos el viernes siguiente. Mi teléfono: 444- 815-39-73.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 23 de octubre de 2020

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 16 de octubre de 2020

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 09 de octubre de 2020

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 02 de octubre de 2020

Con Cristo

Agustín Corpus Hernández

viernes 25 de septiembre de 2020

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 18 de septiembre de 2020

¡Con cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 11 de septiembre de 2020

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

viernes 04 de septiembre de 2020

Con Cristo

Agustín Corpus Hernández

viernes 28 de agosto de 2020

¡Con Cristo!

Agustín Corpus Hernández

sábado 22 de agosto de 2020

Con Cristo

Agustín Corpus Hernández

Cargar Más