/ domingo 13 de febrero de 2022

Acciones sin precedentes

Esta semana, el Gobierno del Estado se reunió con los presidentes municipales de San Luis Potosí para entregarles los recursos de los ramos 28 y 33, que básicamente son las partidas federales que fortalecen el desarrollo municipal.

Lo que los propios alcaldes destacaron fue que por primera vez, el Ejecutivo les entregó la totalidad del dinero y en todos los casos hubo incrementos nunca antes vistos.

El Gobernador José Ricardo Gallardo Cardona entregó el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), por un monto histórico de 4 mil 827 millones de pesos.

Estos recursos deberán ser utilizados en el combate de la pobreza y el fortalecimiento administrativo y la seguridad pública mediante el financiamiento de obras y acciones sociales básicas que beneficien directamente a sectores de población en condiciones de rezago social. Las gestiones de este gobierno y el apoyo de diputados federales de la alianza Verde-Morena-PT, resultaron en que el Ramo 33 para San Luis Potosí tuviera un incremento considerable, por ejemplo, Cerro de San Pedro recibió 65.5 por ciento más recursos que el año pasado, Villa de la Paz de 60.6 por ciento, mientras que la capital un 9.2 por ciento.

Ahora, le toca a los propios ayuntamientos ser responsables con el uso de estos recursos, pues existen entidades, por ejemplo en el Altiplano, que requieren acciones contundentes en temas como la seguridad, pues pareciera que existe una suerte de complicidad entre municipio y delincuencia para simplemente achacarle todos los problemas al Estado.

La determinación del Estado de entregar la totalidad de los recursos, que además es de destacar que fue una medida sin distingo de colores, le da a todas las localidades la posibilidad de tomar el mismo ritmo que la administración estatal y no quedarse atrás, avanzar con proyectos para el bienestar y desarrollo de sus comunidades, y que todo San Luis Potosí avance al parejo.

Y hablando de acciones sin precedentes, el término que comenzó a acuñarse entre los medios de comunicación como la “herencia maldita”, en referencia al estado en el que el gobierno de Ricardo Gallardo encontró a la administración pública sobre la que ha señalado casos de corrupción graves, comienza a tener nombres y apellidos.

La detención el viernes de Jaime Ernesto Pineda Artega, secretario de Seguridad en tiempos de Juan Manuel Carreras López, por delitos como peculado y desvío de recursos, ha sido un golpe certero a la corrupción y a la llamada “herencia maldita”. A reserva de que el caso tome su curso, es un mensaje claro de que este gobierno va en serio.

Sería interesante saber qué piensan otros exfuncionarios carreristas como su ex secretario de Gobierno, su particular, o sus secretarios de Finanzas, Educación, Salud o Seduvop, pues ante las versiones que empezaron a correr la noche del viernes de que hay más órdenes de aprehensión y de que al menos una docena de funcionarios carreristas se habrían fugado de San Luis, la sospecha de que otros caerán es latente.

La detención de Pineda Arteaga puede ser vista desde varios puntos, por ejemplo, la entidad atraviesa por una crisis de seguridad heredada desde hace varios años y desde que llegó Ricardo Gallardo denunció el abandono de este rubro por parte del Estado.

En la propia Secretaría de Seguridad, algunos funcionarios que se mantuvieron del pasado gobierno seguramente estarán pensando si en una de esas no los alcanza también a ellos la justicia, aunque a este tipo de casos lo mejor es darle su tiempo.

Twitter:

@lozano_ray

Esta semana, el Gobierno del Estado se reunió con los presidentes municipales de San Luis Potosí para entregarles los recursos de los ramos 28 y 33, que básicamente son las partidas federales que fortalecen el desarrollo municipal.

Lo que los propios alcaldes destacaron fue que por primera vez, el Ejecutivo les entregó la totalidad del dinero y en todos los casos hubo incrementos nunca antes vistos.

El Gobernador José Ricardo Gallardo Cardona entregó el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), por un monto histórico de 4 mil 827 millones de pesos.

Estos recursos deberán ser utilizados en el combate de la pobreza y el fortalecimiento administrativo y la seguridad pública mediante el financiamiento de obras y acciones sociales básicas que beneficien directamente a sectores de población en condiciones de rezago social. Las gestiones de este gobierno y el apoyo de diputados federales de la alianza Verde-Morena-PT, resultaron en que el Ramo 33 para San Luis Potosí tuviera un incremento considerable, por ejemplo, Cerro de San Pedro recibió 65.5 por ciento más recursos que el año pasado, Villa de la Paz de 60.6 por ciento, mientras que la capital un 9.2 por ciento.

Ahora, le toca a los propios ayuntamientos ser responsables con el uso de estos recursos, pues existen entidades, por ejemplo en el Altiplano, que requieren acciones contundentes en temas como la seguridad, pues pareciera que existe una suerte de complicidad entre municipio y delincuencia para simplemente achacarle todos los problemas al Estado.

La determinación del Estado de entregar la totalidad de los recursos, que además es de destacar que fue una medida sin distingo de colores, le da a todas las localidades la posibilidad de tomar el mismo ritmo que la administración estatal y no quedarse atrás, avanzar con proyectos para el bienestar y desarrollo de sus comunidades, y que todo San Luis Potosí avance al parejo.

Y hablando de acciones sin precedentes, el término que comenzó a acuñarse entre los medios de comunicación como la “herencia maldita”, en referencia al estado en el que el gobierno de Ricardo Gallardo encontró a la administración pública sobre la que ha señalado casos de corrupción graves, comienza a tener nombres y apellidos.

La detención el viernes de Jaime Ernesto Pineda Artega, secretario de Seguridad en tiempos de Juan Manuel Carreras López, por delitos como peculado y desvío de recursos, ha sido un golpe certero a la corrupción y a la llamada “herencia maldita”. A reserva de que el caso tome su curso, es un mensaje claro de que este gobierno va en serio.

Sería interesante saber qué piensan otros exfuncionarios carreristas como su ex secretario de Gobierno, su particular, o sus secretarios de Finanzas, Educación, Salud o Seduvop, pues ante las versiones que empezaron a correr la noche del viernes de que hay más órdenes de aprehensión y de que al menos una docena de funcionarios carreristas se habrían fugado de San Luis, la sospecha de que otros caerán es latente.

La detención de Pineda Arteaga puede ser vista desde varios puntos, por ejemplo, la entidad atraviesa por una crisis de seguridad heredada desde hace varios años y desde que llegó Ricardo Gallardo denunció el abandono de este rubro por parte del Estado.

En la propia Secretaría de Seguridad, algunos funcionarios que se mantuvieron del pasado gobierno seguramente estarán pensando si en una de esas no los alcanza también a ellos la justicia, aunque a este tipo de casos lo mejor es darle su tiempo.

Twitter:

@lozano_ray